EL BAGUETTE

Con su distintiva forma alargada (de ahí el nombre - varita), alrededor del mundo el baguette es el símbolo de Francia, sobre todo, de París.

Por su corteza crujiente y dorada y una miga blanca y suave, el baguette es el invitado de honor en todas las mesas francesas y es bienvenido en cada comida, siempre es perfecto para el desayuno de cada mañana.