Avellanas

Avellanas

Las avellanas son los frutos del Corylus avellana L., un árbol popular desde hace decenas de siglos. En la época de los romanos, era una costumbre donar avellanos para brindar felicidad. Lo mismo pasó en Francia, donde la planta se daba como regalo de bodas para simbolizar la fertilidad.

Las avellanas, como parte de las raíces de Ferrero

Las avellanas, como parte de las raíces de Ferrero
El árbol avellano crece en la zona del Mediterráneo, principalmente en Turquía en la región del Mar Negro, pero también en Italia, especialmente en las regiones centrales de Lazio y Campania. En Italia, también hay otro lugar famoso por sus avellanas: la región de Langhe en Piamonte, donde se creó la Nutella®. De hecho, la historia de Nutella® en realidad comenzó con las avellanas, en conjunto con la experiencia y tradición de Ferrero con esta fruta.

El origen de nuestras avellanas

El origen de nuestras avellanas
Las avellanas que se utilizan en la Nutella® son originarias de Turquía e Italia, cultivadas principalmente por pequeñas empresas. Las avellanas se cosechan entre principios de agosto y finales de septiembre. Una vez cosechadas, las nueces se ponen a secar, se limpian y se envían a la planta de trituración donde se clasifican, se revientan, se descascaran, se calibran, se seleccionan y luego son empaquetadas y enviadas a las instalaciones de Ferrero.

Calidad para resaltar el sabor

Calidad para resaltar el sabor
Compramos únicamente avellanas enteras, crudas y sin cáscara, de la última cosecha disponible.
Una vez en las plantas, antes del proceso de tostado, realizamos evaluaciones de calidad una vez más para asegurarnos de que todas las avellanas seleccionadas cumplan con nuestros estrictos estándares.
Todos los días, los grupos de panelistas internos en nuestros laboratorios se aseguran que el sabor, el aroma y la textura sean los óptimos en cada etapa del proceso, con el fin de garantizar una excelente calidad del producto para nuestros consumidores.

Nuestra excelencia en el procesamiento de avellanas

Nuestra excelencia en el procesamiento de avellanas
Procesamos directamente las avellanas en cada planta de Ferrero donde hay una línea de producción de Nutella®. Esto nos permite tostar y moler finamente las avellanas hasta el último momento, para intensificar su aroma. El resultados de este proceso es una sedosa pasta 100% de avellanas, el corazón de la receta de Nutella®. Que unas horas después se mezclará con los otros ingredientes con el fin de capturar en el mejor momento el aroma de la avellana dentro de la crema de Nutella®.

Experiencia más allá del procesamiento de la avellana

Experiencia más allá del procesamiento de la avellana
Desde principios del 2000, nosotros como Ferrero, empezamos a involucrarnos en las otras etapas de la cadena de suministro de la avellana. En primer lugar, nos comprometimos con la agricultura y la producción de viveros de avellanas, comenzando con el cultivo en nuevas regiones del mundo con potencial, tales como Georgia, Chile, Sudáfrica y Australia, por mencionar algunos. Esto garantizará la alta calidad y la frescura de las avellanas durante todo el año, gracias a una cosecha adicional de febrero a mayo en el hemisferio sur. Además, en el 2014, compramos la empresa familiar Grupo Oltan, el operador líder a nivel mundial en la adquisición, transformación y comercialización de avellanas: esto nos permitió adquirir nuevas habilidades y conocimientos sobre las diferentes etapas de la selección y el procesamiento de las avellanas. Todas estas actividades se unen bajo una sola estructura, la Compañía de Avellanas Ferrero, creada a principios del 2015.

Los Valores Agrícolas de Ferrero

Los Valores Agrícolas de Ferrero
La experiencia que hemos adquirido en la compra y en el cultivo de avellanas en todo el mundo nos ayuda en la estandarización y la promoción de las mejores prácticas agrícolas.
El programa de Ferrero Farming Values Hazelnut (FFVH) es un programa creado en el 2012 específicamente para el abastecimiento de avellanas; que por un lado, tiene como objetivo aumentar la productividad y mejorar la calidad post-cosecha de nuestra principal materia prima y por el otro, asegurar que la producción y la cosecha se lleve a cabo de manera responsable y respetuosa.
A partir de hoy, el programa ha establecido 95 granjas modelo y celebrado más de 200 sesiones de capacitación en 6 regiones de Turquía, con cerca de 14 000 agricultores capacitados. Nuestro objetivo es lograr más de 25 000 agricultores en el 2016 y establecer más de 100 granjas modelo.

Avanzar hacia una cadena de suministro responsable a través de la trazabilidad

Avanzar hacia una cadena de suministro responsable a través de la trazabilidad
El objetivo de nuestro grupo es asegurar que el 100% de nuestros proveedores, para el 2020, se dediquen a producir avellanas con base en:
- La legislación nacional en materia de condiciones de trabajo (no emplear a ningún trabajador por debajo de la edad límite establecida por la legislación local);
- El Código de ética de Ferrero
- El Código de conducta empresarial de Ferrero.
Para alcanzar nuestro objetivo, Ferrero ha establecido un sistema de trazabilidad desde las granjas y auditorías a la planta dirigidas por SCS - una firma de certificación líder a nivel mundial - para verificar el cumplimiento, a través de controles sin previo aviso durante los meses de cosecha de agosto y septiembre. El sistema de trazabilidad cubrirá en el 2020 el 100% de nuestra cadena de suministro.

Nuestro sistema de trazabilidad

Nuestro sistema de trazabilidad
La trazabilidad se gestiona en colaboración con GeoTraceability, lo que nos permite tener una idea clara de la ubicación de los huertos, la producción de los agricultores que suministran a Ferrero y los principales problemas que enfrentan, para comprender mejor el apoyo técnico que necesitan. Específicamente en Turquía, se ha formado un equipo de ingenieros agrónomos para brindar asistencia técnica a los agricultores de las zonas productoras de avellanas. Con el apoyo de una ONG local, ofrecemos capacitación sobre Buenas Prácticas sociales para crear conciencia sobre las condiciones de trabajo adecuadas.